El gigante Foxconn vira hacia el vehículo eléctrico

por | Ene 20, 2022 | Análisis, Artículos, Perspectivas

Los hechos:

En un artículo anterior ya señalábamos como una tendencia a no perder de vista los pasos que el gigante taiwanés de la fabricación por contrato Hon Hai (conocida en occidente como Foxconn y por ser el mayor proveedor de Apple) estaba dando, con la creación de una plataforma colaborativa, hacia la movilidad de nuevo tipo.

Desde la presentación de esta plataforma, denominada Mobility in Harmony (MIH Consortium o MIH Open Platform Alliance), Young Liu presidente de Hong Hai no hace sino repetir que el futuro de la compañía pasa por el vehículo eléctrico. De hecho, la empresa taiwanesa ya anunció el pasado marzo que podría establecer una línea de vehículos eléctricos en Estados Unidos o México, sin embargo, según las últimas noticias de la compañía, el posible destino de la fabricación se ha ampliado a Europa e India.

Para no perder de vista:

Foxconn, formalmente llamada Hon Hai Precision Industry Co Ltd, está lanzando un mensaje claro: desea convertirse en un actor importante en el mercado mundial de vehículos eléctricos y, para ello, está desplegando a lo largo del último año una decidida política de adquisiciones y colaboraciones a nivel mundial: las emergentes estadounidenses Fisker o Lordstown Motors, el grupo energético tailandes PTT PCL, el gigante de la automoción Stellantis o Nidec, el mayor fabricante de motores eléctricos del mundo, forman parte de ese conglomerado de acuerdos. Incluso, Hon Hai anunció en agosto la compra del fabricante de chips taiwanés, Taiwán Macronix International.

Arthuru Liao, analista senior de la industria tecnológica, citado en la influyente revista taiwanesa Tian Xia Magazine (conocida en su versión inglesa como CommonWealth Magazine), señala que los cambios de paradigma de la industria tecnológica suceden cada década. Así desde el año 2000 hasta 2010, los ordenadores portátiles fueron el centro de atención; en la siguiente década lo fueron los teléfonos inteligentes y los vehículos eléctricos lo serán en la actual. En este sentido, si Apple sigue siendo la principal apuesta de Hon Hai a corto plazo, las evidencias señalan que desde la organización se está realizando una fuerte apuesta para formar parte del grupo de líderes industriales en la siguiente época de la industria tecnológica.

No solo se trata de adquisiciones e integraciones dentro de la cadena de valor. También son los nombres propios. En 2020, Hon Hai adquirió Haitec y estableció Foxtron Vehicle Technologies para desarrollar vehículos eléctricos y, tras el anuncio de MIH Open Platform Alliance, nombró a Jack Cheng, ex alumno de Ford Motor y cofundador de la compañía de vehículos eléctricos NIO (el rival chino de Tesla), como CEO.

En la apuesta de Hon Hai por el vehículo eléctrico puede verse, también, la aspiración de superar los límites de la tradicional fabricación por contrato que la ha convertido en un gigante y entrar -liderando- en el ámbito del desarrollo. Se centrará en tres productos clave: baterías, sistemas de control eléctrico y software. Sin embargo, el propio presidente Liu ya anunció que “la investigación independiente sobre componentes clave ya no será suficiente. La colaboración entre las partes interesadas es una necesidad”.

El análisis de HERRERA-ZHANG:

Desde HERRERA ZHANG, tras el análisis de las líneas de trabajo anunciadas por Hon Hai y las lecturas de distintas fuentes, consideramos que el gigante taiwanés priorizará en su estrategia la cooperación con otros actores, incluidas otras marcas de automóviles (como ya está haciendo con la taiwanesa Luxgen). El centro de esta estrategia es la plataforma MIH desde la cual Hon Hai buscará diversos puntos de penetración en una industria que todavía se está conformando. La oportunidad es clara para los actores navarros del sector.

Para saber más:

China: presente (y futuro) del vehículo eléctrico (y autónomo): https://www.planinternacionaldenavarra.es/es/oportunidades-de-negocio/china-presente-y-futuro-del-vehiculo-electrico-y-autonomo

Chinese Tesla rival NIO targets Europe with its smart EVs as it takes a first step towards going global: https://www.scmp.com/business/china-business/article/3130351/chinese-tesla-rival-nio-targets-europe-its-smart-evs-it

Centro de noticias de Foxconn: https://www.foxconn.com/en-us/press-center/press-releases/latest-news

MIH Open Platform Alliance: https://www.mih-ev.org/en/index/

鴻海拚毛利率10%達標 電動車會是救星?一張策略表揭露戰略: https://www.cw.com.tw/article/5114105?template=transformers&from=search&_ga=2.140787515.827530712.1638609019-1620828262.1637075610

*por Andrés Herrera-Feligreras, socio-director de HERRERA ZHANG

Publicado en Plan Internacional de Navarra.

Imagen: Pixabay 

Últimamente en foros empresariales, páginas salmón y medios de comunicación en general, es recurrente hablar del desacoplamiento de China con las economías occidentales. Paradójicamente, las mismas élites políticas y económicas que, a principios de los noventa, defendían una globalización basada en largas cadenas de suministro (y encontraron en China mercado, mano de obra y apoyo estatal para sus inversiones), ahora dicen -como si fueran un grupo de ácratas- que otra globalización es posible (la consigna se completa con un “saliendo de China”).

A comienzos de 2021 el Instituto Mercator (MERICS) y la Cámara de Comercio Europea publicaron un interesante informe en el que analizaban los costos del desacoplamiento para las empresas que trabajan en China. El texto también ofrece recomendaciones para los gobiernos. Este documento deja en evidencia tres importantes cuestiones: 1) el fracaso del objetivo de Estados Unidos en hacer que las empresas de occidente y sus asociados (Japón y Australia) salgan de China; 2) el problema real existente en el ámbito tecnológico -en la medida que China, en lugar de doblegarse a las presiones, se ha lanzado a la búsqueda de sus propios estándares y 3) la preocupación de las élites europeas en la respuesta estratégica de China a las presiones procedentes de Washington y, en menor medida, de la UE.

Todo esto es muy interesante, pero lo cierto es que China lleva haciendo la misma política desde los años setenta: captación de tecnología e inversiones y protección de sectores estratégicos que mantiene reservados para sus empresas nacionales. Francamente, no entiendo la sorpresa frente acciones como el anuncio -en 2015- del Plan Made in China o más recientemente la Estrategia de Circulación Dual (de la que por cierto hablamos en nuestro podcast) para avanzar en la modernización del país y ganar independencia respecto a los grandes proveedores globales ¿Acaso no es un objetivo legítimo de cualquier gobierno?

Pero mientras todo esto ocurre en los sueños de la “alta política”, los empresarios y directivos deben tener en cuenta datos reales para tomar sus decisiones.  La realidad nos dice que, en líneas generales, las empresas siguen apostando por China, ya sea directamente o a través de estrategias de entrada vía Hong Kong o Taiwán.  

Los titulares de abril han subrayado la subida del 18% del PIB chino durante el primer trimestre. Más desapercibida ha pasado la noticia por la que China se ha convertido en el mayor destino de inversión extranjera del mundo y, ahora, apuesta por convertirse en el mayor mercado de consumo e importación para 2025.  

Los objetivos nacionales del PCCh y el gobierno chino son públicos y el desacoplamiento -entre China y el resto del mundo- ha estado ahí desde principios de la Reforma. Al mismo tiempo, la República Popular ha aumentado su integración en el sistema internacional.

China es un mercado complejo con ganadores y perdedores pero en el que, constantemente, se están produciendo oportunidades. Directivos y empresarios deben asomarse a la realidad y diseñar la estrategia más conveniente para sus accionistas y empleados. Todo lo demás son “cuentos chinos” de pasillos, moqueta y think tanks

*por Andrés Herrera-Feligreras, socio-director de HERRERA ZHANG

Publicado en Yuanfang Business, puedes suscribirte aquí.

imagen: MERICS